Al vender tu piso no todo es ganancia

Para todas aquellas personas que están en algún proceso o ya van a vender su inmueble, deben asesorarse muy bien de los gastos que conlleva la venta de un piso para el vendedor; en vista de que se tiene que tener muy presente que cuando se quiere vender no todo es ganancias, y por eso es recomendable que antes de establecer un precio para la venta se haga una estimación previa de todos los gastos que se tendrán que afrontar. Siempre que se vaya a vender un inmueble el vender asumirá diversos gastos como lo es la plusvalía de hacienda, el cual se trata de una ganancia patrimonial que se tributa por el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) en la declaración de la renta; y esto se relaciona en que la ganancia patrimonial será igual al valor de transmisión menos el valor adquisición.

A la ganancia patrimonial obtenida se le aplica un gravamen establecido previamente por la agencia tributaria; cabe resaltar, que están exentos de pagar este impuesto todas aquellas personas que vendad su vivienda habitual y reinviertan dichas ganancias para comprar otro inmueble que vaya a ser su vivienda habitual, de igual manera están exentos los contribuyentes mayores de 65 años o aquellos que están en situación de dependencia.

La plusvalía municipal es otro gasto originado por la venta de un piso, y este es el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTU); dicho impuesto se debe pagar al ayuntamiento al que pertenece el inmueble, independientemente de que se genere o no la ganancia patrimonial con la venta del mismo. Al realizarse la firma de la compraventa del inmueble se tienen 30 días hábiles para pagar este impuesto, el cual se calcula sobre el valor catastral del inmueble y el número de años que se ha tenido en propiedad. Sin embargo, para este impuesto municipal se puede realizar un pacto con el comprador para que él se haga cargo.

Para realizar la venta de un piso este tiene que estar libre de cargas, y es por eso que en el caso de que todavía se esté pagando una hipoteca, de tendrá que cancelarla o subrogarla, esto quiere decir, que se puede transmitir la deuda al nuevo propietario y a cambio llegar a un acuerdo como por ejemplo realizar una rebaja en el precio de venta del inmueble, pero en ambas opciones se tiene que cancelar sus respectivas comisiones.

Si la venta de un piso se realizó mediante la intervención de una agencia inmobiliaria se tiene que prever la comisión que se debe pagar al agente una vez se concluya la compraventa del inmueble; esta comisión varia dependiendo de la zona y del tipo de inmueble. Algo muy importante que se tiene que tener presente es que el propietario del inmueble al realizar la venta está en la obligación de entregar al comprador el certificado energético de dicho inmueble.